Lo más leído en los últimos 7 dias

octubre 03, 2017

Yellowjackets: tres décadas de jazz y R&B


Wiiliam Kennedy, Russell Ferrante, Bobby Mintzer y Dane Alderson

The Yellowjackets abrió un show de la noche del 23 de septiembre en el Ferring Jazz Bistro en St. Louis con la melodía pegadiza y optimista de la canción Spirit Of The West. El cuarteto, conocido por su única marca de jazz fusion, puso a los oyentes en modo de relajación.

Sin embargo, a pesar de la sensación de calma, la banda mantuvo a la audiencia con un juego atractivo. Esto se debió en gran parte a una de las cualidades más reconocidas de Yellowjackets: la imprevisibilidad.

La banda, en su 37o año, ha tenido una serie de alineaciones diferentes, pero Bobby Mintzer, el pianista Russell Ferrante y el baterista Will Kennedy han actuado juntos durante gran parte de la vida de la banda. El bajista Dane Alderson tocó en el Bistro y en el álbum más reciente de la banda, Cohearence, lanzado en Mack Avenue Records en 2016.

Originalmente, el grupo se llamaba The Robben Ford Group, y fue formado en 1977; sus miembros eran Robben Ford, Russell Ferrante, Jimmy Haslip y Ricky Lawson. Ford había creado el grupo para grabar el disco Inside Story, pero firmó un contrato de grabación separado apareciendo listado como artista invitado.

Con su nombre actual, el grupo fue fundado en 1981 como una banda orientada hacia el rhythm and blues que estaba liderada por el guitarrista Robben Ford. El grupo dio un paso de gigante cuando, tras la marcha de Ford, el saxofonista alto Marc Russo ocupó su lugar. Junto con los miembros originales, Russell Ferrante al teclado y Jimmy Haslip en el bajo eléctrico, y con el baterista William Kennedy, la banda encontró su propio sonido de R&B.

Empezaron a comienzos de los ochenta en la Warner Brothers y en 1986 se pasaron a MCA/GRP, compañía con la que realizaron un puñado de discos bien recibidos.



Visítanos y síguenos también en Facebook, Twitter, Instagram y Flipboard.

No hay comentarios:

Es Dios

"Esa lengua de fuego se abría despiadada, como urdiendo en el alma y buscando donde cabalgar. Resoplaba fuerte, escrutaba el ojo, mordía la mente y ondeaba su calor, como haciéndonos sentir que somos una miniatura, una milmilésima parte del universo. Esa lengua de fuego, creación al fin, es lo mismo que la hoja, que la piedra, que el agua, que el ave, que la hierba. Es Dios".

La compuerta de la vida

"A veces, casi inerme, entrebusco la fórmula de la vida, y encuentro una melodía que me exige respirar, profundo, restituyéndome la fe en el futuro. Sólo Dios abre la compuerta de la vida, y la música es el compás de espera a la perfección, el estadío más emocionante del ser humano".

Pulsa abajo y síguenos también en Facebook Groups