Lo más leído en los últimos 7 dias

febrero 05, 2017

Orlando "Maraca" Valle: latin jazz de alta tensión



Orlando Valle, más conocido en el ambiente musical por su apodo de "Maraca", nació en La Habana, Cuba en septiembre de 1966 y tras haber estudiado música desde muy pequeño en el conservatorio Manuel Samuell debutó aún muy joven profesionalmente con la orquesta de Bobby Carcasses y luego integró el grupo del Emiliano Salvador.

En el '88 se sumó a una de las bandas más trascendentes de la historia cubana: Irakere, el mítico grupo liderado por Chucho Valdés. Durante seis años "Maraca" se desempeñó como flautista, tecladista, compositor y arreglador, tras esta fructífera experiencia emprendió su carrera solista liderando su propia agrupación a la que dio en llamar Otra Visión.

Con este grupo, Orlando Valle editó cuatro discos y previo a ellos uno como solista, cosechó siempre excelentes críticas y reconocidos premios siendo quizás la nominación a los premios Grammy del 2003 como "Mejor álbum de Salsa" por su CD Tremenda Rumba, la que lo haya catapultado a una consideración más masiva.

Maraca ha desarrollado una impresionante carrera musical con un estilo contemporáneo y lleno de modernidad en el que fusiona sus raíces en la música cubana con el jazz y los sonidos provenientes de otras culturas.

Actualmente es líder del proyecto “Maraca & Afro-Cuban Jazz Masters”, una propuesta integrada por quince músicos reconocidos de sobrado talento y nivel musical, entre los que destacan los trombonistas Brian Lynch y Steve Turré, el baterista Giovanni Hidalgo, el percusionista Horacio El Negro Hernández y la violinista japonesa Sayaka, entre otros, con quienes ha realizado presentaciones en casi todos los escenarios europeos, Estados Unidos, Canadá, África, América Latina y su Cuba natal.


Visítanos y síguenos también en Facebook, Twitter, Instagram y Flipboard.

No hay comentarios:

Es Dios

"Esa lengua de fuego se abría despiadada, como urdiendo en el alma y buscando donde cabalgar. Resoplaba fuerte, escrutaba el ojo, mordía la mente y ondeaba su calor, como haciéndonos sentir que somos una miniatura, una milmilésima parte del universo. Esa lengua de fuego, creación al fin, es lo mismo que la hoja, que la piedra, que el agua, que el ave, que la hierba. Es Dios".

La compuerta de la vida

"A veces, casi inerme, entrebusco la fórmula de la vida, y encuentro una melodía que me exige respirar, profundo, restituyéndome la fe en el futuro. Sólo Dios abre la compuerta de la vida, y la música es el compás de espera a la perfección, el estadío más emocionante del ser humano".

Pulsa abajo y síguenos también en Facebook Groups