Lo más leído en los últimos 7 dias

enero 16, 2017

Un suceso llamado Trio Da Paz



 El Trio da Paz es uno de los grupos de jazz brasileños más destacados en el mundo, y está formado por Romero Lubambo en la guitarra, Nilson Matta en el bajo y Duduka da Fonseca en la batería y percusión. Formados en 1986, han grabado tres discos, Orfeo Negro en Kokopelli Records, Partido Out en Malandro Records y el primero, Brasil From the Inside, con Herbie Mann y Joanne Brackeen.

Su líder, Romero Lubambo, es hoy en día uno de los músicos más requeridos por su gran dominio de la guitarra en diferentes estilos, profundo conocimiento y creatividad armónica, unido a una técnica personal depurada, que ha llevado a los críticos a calificarle como uno de los mejores músicos en su instrumento en actividad hoy en el mundo. Ha tocado con muchas de las primeras figuras del jazz y la música brasileña como Michel Brecker, Leny Andrade, Paquito D’Rivera, Rafael Rabello, Astrud Gilberto, Herbie Mann, Naná Vasconcelos, Airto Moreira, Flora Prim, Gato Barbieri, Michel Petrucciani, Luciana Souza, Sadao Watanabe o Steve Turre.

El vibrafonista invitado, el californiano Joe Locke,  es además compositor y educador, que ha hecho estudios en percusión clásica y composición en la Eastman School of Music con John Beck, Gordon Stout, Ted Moore y David Mancini. Como músico de jazz, Locke fue precoz, al haber tocado con figuras como Dizzy Gillespie, Pepper Adams y Mongo Santamaría antes de que incluso fuera a la escuela secundaria. Desde que se mudó a Nueva York en 1981, Joe se ha presentado con Grover Washington, Jr., Kenny Barron, Dianne Reeves, Eddie Daniels, Jerry Gonzales, Bob Berg , Ron Carter, Scott Jimmie, Geoffrey Keezer, The Mingus Big Band y Randy Brecker, entre muchos otros.


Visítanos y síguenos también en Facebook, Twitter, Instagram y Flipboard.

No hay comentarios:

Es Dios

"Esa lengua de fuego se abría despiadada, como urdiendo en el alma y buscando donde cabalgar. Resoplaba fuerte, escrutaba el ojo, mordía la mente y ondeaba su calor, como haciéndonos sentir que somos una miniatura, una milmilésima parte del universo. Esa lengua de fuego, creación al fin, es lo mismo que la hoja, que la piedra, que el agua, que el ave, que la hierba. Es Dios".

La compuerta de la vida

"A veces, casi inerme, entrebusco la fórmula de la vida, y encuentro una melodía que me exige respirar, profundo, restituyéndome la fe en el futuro. Sólo Dios abre la compuerta de la vida, y la música es el compás de espera a la perfección, el estadío más emocionante del ser humano".

Pulsa abajo y síguenos también en Facebook Groups