Lo más leído en los últimos 7 dias

enero 02, 2017

Un fenómeno cubano llamado Alfredo Rodríguez




La música del pianista cubano Alfredo Rodríguez trasciende los ritmos y melodias, mas que son cubano, salsa o latin jazz sus conceptos fluyen hacia la música universal. Desde su debut Sounds of Space en el 2011, Rodríguez se había desmarcado como un genio musical, su continuación en el 2014, The Invasion Parade, no hizo sino reivindicar su capacidad y agudeza.

Alfredo Rodríguez es natural de La Habana, Cuba, (7 de octubre de 1985) y proviene de una familia de músicos. Su padre, Alfredo Rodríguez (más conocido como Alfredito), ha sido durante décadas un popular cantante, presentador de televisión y actor cubano.

Según el propio músico, con 15 años se adentró en el mundo del jazz y la improvisación cuando su tío le dio El Köln Concert de Keith Jarrett. “Hasta entonces había sido todo Bach, Mozart y Beethoven. Yo no sabía nada acerca de la improvisación. The Köln Concert cambió mi vida”.

Su proyección internacional comenzó a partir del año 2006 cuando fue seleccionado entre doce músicos para tocar en el Festival de Jazz de Montreux, en Suiza. Allí tuvo la ocasión de conocer al maestro y productor musical Quincy Jones quien posteriormente se convirtió en su mentor y tras su llegada a los Estados Unidos, en 2009, ha emprendido una imparable carrera musical de éxito.

No pierdan de vista a este pianista. Tiene mucho por hacer en el jazz.



Visítanos y síguenos también en Facebook, Twitter, Instagram y Flipboard.

No hay comentarios:

Es Dios

"Esa lengua de fuego se abría despiadada, como urdiendo en el alma y buscando donde cabalgar. Resoplaba fuerte, escrutaba el ojo, mordía la mente y ondeaba su calor, como haciéndonos sentir que somos una miniatura, una milmilésima parte del universo. Esa lengua de fuego, creación al fin, es lo mismo que la hoja, que la piedra, que el agua, que el ave, que la hierba. Es Dios".

La compuerta de la vida

"A veces, casi inerme, entrebusco la fórmula de la vida, y encuentro una melodía que me exige respirar, profundo, restituyéndome la fe en el futuro. Sólo Dios abre la compuerta de la vida, y la música es el compás de espera a la perfección, el estadío más emocionante del ser humano".

Pulsa abajo y síguenos también en Facebook Groups