Lo más leído en los últimos 7 dias

enero 29, 2017

Bill Laurance: el jazz de los mil colores



Ganador de un Premio Grammy y miembro original del internacionalmente aclamado grupo Snarky Puppy, Bill Laurance lanzó su álbum debut Flint el año 2014. Se convirtió, rápidamente, en número uno, en las listas de jazz de iTunes, y recibió elogios de la crítica internacional. Su segundo álbum Swift fue lanzado con el sello discográfico GroundUP Músic en la primavera de 2015.

De formación clásica, Bill ha trabajado como músico profesional desde los 14 años. Ha estado de gira internacional como pianista, teclista, compositor, productor y arreglista, grabando con artistas tan importantes como: David Crosby, Morcheeba, Salif Keita, Bobby McFerrin, Susana Baca, Lalah Hathaway, Laura Mvula, Jacob Collier, Chris Potter, Lionel Loueke, Carlos Malta, entre otros.

En su tercer álbum, Laurance volvió a la música de sus raíces, con el trío original de Snarky Puppy, Michael League, Robert “Sput” Searight y el legendario percusionista de Nueva Orleans Weedie Braimah.

Su último trabajo se titula Aftersun y en él podemos encontrar danza y percusión africana, música que sale de su propio corazón, explorando nuevos géneros musicales.

El núcleo principal de la banda esta integrado por Felix Higginbottom, en la percusión; Chris Hyson, en el bajo; Joshua Blackmore, en la batería, y el propio Bill Laurance, en los teclados.


Visítanos y síguenos también en Facebook, Twitter, Instagram y Flipboard.

No hay comentarios:

Es Dios

"Esa lengua de fuego se abría despiadada, como urdiendo en el alma y buscando donde cabalgar. Resoplaba fuerte, escrutaba el ojo, mordía la mente y ondeaba su calor, como haciéndonos sentir que somos una miniatura, una milmilésima parte del universo. Esa lengua de fuego, creación al fin, es lo mismo que la hoja, que la piedra, que el agua, que el ave, que la hierba. Es Dios".

La compuerta de la vida

"A veces, casi inerme, entrebusco la fórmula de la vida, y encuentro una melodía que me exige respirar, profundo, restituyéndome la fe en el futuro. Sólo Dios abre la compuerta de la vida, y la música es el compás de espera a la perfección, el estadío más emocionante del ser humano".

Pulsa abajo y síguenos también en Facebook Groups