Lo más leído en los últimos 7 dias

septiembre 18, 2016

Jane Monheit y Nicholas Payton reviven a Ella Fitzgerald




Jane Monheit rinde homenaje a una de las grandes damas del jazz con The Songbook Sessions: Ella Fitzgerald, proyecto dirigido arreglado y producido por Nicholas Payton. El debut discográfico de Jane Monheit se produjo con el álbum Never Never Land (2000), en el que se hizo acompañar de figuras como el pianista Kenny Barron, el baterista, Lewis Nash, el bajista, Ron Carter, el saxofonista alto, Hank Crawford y el guitarrista, Bucky Pizzarelli. Ese inicio fue saludado por la crítica internacional como la irrupción de una voz capaz de alcanzar las más altas cimas del canto jazzistico.

El trompetista Nicholas Payton, por su parte, empezó como la propia historia del jazz: desfilando por las calles de Nueva Orleans con una marching band. Fue presentado a Wynton Marsalis, quien le aconsejó musical y profesionalmente y le propuso para varios trabajos junto a Elvin Jones y Marcus Roberts.  Estudió con Ellis Marsalis y a partir de 1990 empezó a trabajar regularmente junto al gran maestro Clark Terry y durante dos años formó parte de la Lincoln Center Orchestra, interpretando a los clásicos.

Desde entonces, Payton se ha convertido en un trompetista de técnica brillante que cuenta con un innato sentido del blues, lo que le permite forjar un original universo expresivo. y convertirse en un referente actual del jazz.



Visítanos y síguenos también en Facebook, Twitter, Instagram y Flipboard.

No hay comentarios:

Es Dios

"Esa lengua de fuego se abría despiadada, como urdiendo en el alma y buscando donde cabalgar. Resoplaba fuerte, escrutaba el ojo, mordía la mente y ondeaba su calor, como haciéndonos sentir que somos una miniatura, una milmilésima parte del universo. Esa lengua de fuego, creación al fin, es lo mismo que la hoja, que la piedra, que el agua, que el ave, que la hierba. Es Dios".

La compuerta de la vida

"A veces, casi inerme, entrebusco la fórmula de la vida, y encuentro una melodía que me exige respirar, profundo, restituyéndome la fe en el futuro. Sólo Dios abre la compuerta de la vida, y la música es el compás de espera a la perfección, el estadío más emocionante del ser humano".

Pulsa abajo y síguenos también en Facebook Groups