Lo más leído en los últimos 7 dias

septiembre 18, 2016

Hiromi Uehara: un fenómeno del jazz

 

La pianista japonesa Hiromi Uehara es conocida por manejar una técnica virtuosa, y ofrecer unas actuaciones colmadas de energía, mezclando en sus composiciones, géneros que van desde el jazz, pasando por el rock progresivo, la música clásica y la música de fusión.

ras trabajar como compositora de jingles durante unos cuantos años para compañías japonesas como Nissan, ingresó en el Berklee College of Music, en Boston, Massachusetts. Allí, fue instruida por Ahmad Jamal, y antes de terminar su graduación ya tenía firmado un contrato con el sello discográfico de jazz Telarc. Fue alumna de Oscar Peterson, al que agradece la mayor parte de sus conocimientos en cuanto a la improvisación en el jazz.

Su estilo lleno de energía la ha catapultado como una instrumentista incendiaria y poseedora de una presencia escénica única.

Sobre el escenario, con su piano Yamaha y un sintetizador Korg, la pianista se levanta del banco, toca de pie, baila, se despeina, gesticula y es la primera en aplaudir a sus músicos, sin desatender el teclado.

Con The Trio Project, la pianista que figura desde 2012 en las encuestas que cada año realiza la revista Down Beat entre la crítica especializada, explora su propio lenguaje melódico y armónico en el escenario, ofreciendo guiños a temas de Johan Sebastian Bach, Red Hot Chili Peppers, Oscar Peterson y Franz Liszt.



Visítanos y síguenos también en Facebook, Twitter, Instagram y Flipboard.

No hay comentarios:

Es Dios

"Esa lengua de fuego se abría despiadada, como urdiendo en el alma y buscando donde cabalgar. Resoplaba fuerte, escrutaba el ojo, mordía la mente y ondeaba su calor, como haciéndonos sentir que somos una miniatura, una milmilésima parte del universo. Esa lengua de fuego, creación al fin, es lo mismo que la hoja, que la piedra, que el agua, que el ave, que la hierba. Es Dios".

La compuerta de la vida

"A veces, casi inerme, entrebusco la fórmula de la vida, y encuentro una melodía que me exige respirar, profundo, restituyéndome la fe en el futuro. Sólo Dios abre la compuerta de la vida, y la música es el compás de espera a la perfección, el estadío más emocionante del ser humano".

Pulsa abajo y síguenos también en Facebook Groups