Lo más leído en los últimos 7 dias

agosto 28, 2016

Toots Thielemans: el músico que no quería marcharse




Bélgica despidió al genio musical Toots Thielemans, fallecido recuebtemente a los 94 años con una importante carrera a sus espaldas que le ha convertido en una leyenda del jazz por su prodigiosa destreza con la armónica.

El funeral de Thielemans, marcado por la música, ha creado una gran expectación entre los amantes del jazz que se desplazaron a la localidad de La Hulpe, donde residía el artista, cuyo féretro fue recibido por aplausos a su llegada a la iglesia.

Thielemans, que residía en la ciudad valona de La Hulpe, a unos veinte kilómetros de Bruselas, colaboró con los nombres más importantes del jazz, como Bill Evans, Ella Fitzgerald, Quincy Jones y Pat Metheny, y también del pop, como Billy Joel, Paul Simon y Natalie Cole.

Nacido el 29 de abril de 1922 en el barrio de Les Marolles, uno de los que tiene más encanto de Bruselas por sus tiendas de antigüedades, al músico belga se le atribuye haber conseguido que la armónica tenga un lugar destacado entre los instrumentos del jazz.

En 2001, el rey Alberto II de los belgas le concedió el título de barón y en 2009 recibió la mayor distinción del jazz estadounidense, el jazz master award. 

El músico se resistió hasta el último momento a dejarse vencer por la edad y no puso fin a su carrera hasta 2014, dos años después de que con motivo de su noventa cumpleaños celebrase la vida con una gira de ocho conciertos en Bélgica. He aquí una muestra de esa gran gira.



Visítanos y síguenos también en Facebook, Twitter, Instagram y Flipboard.

No hay comentarios:

Es Dios

"Esa lengua de fuego se abría despiadada, como urdiendo en el alma y buscando donde cabalgar. Resoplaba fuerte, escrutaba el ojo, mordía la mente y ondeaba su calor, como haciéndonos sentir que somos una miniatura, una milmilésima parte del universo. Esa lengua de fuego, creación al fin, es lo mismo que la hoja, que la piedra, que el agua, que el ave, que la hierba. Es Dios".

La compuerta de la vida

"A veces, casi inerme, entrebusco la fórmula de la vida, y encuentro una melodía que me exige respirar, profundo, restituyéndome la fe en el futuro. Sólo Dios abre la compuerta de la vida, y la música es el compás de espera a la perfección, el estadío más emocionante del ser humano".

Pulsa abajo y síguenos también en Facebook Groups