Lo más leído en los últimos 7 dias

mayo 21, 2016

Joe Locke: un estilo indescriptible




Joe Locke nació el 18 de marzo de 1959 en Palo Alto, California, pero creció en Rochester, Nueva York. Hizo estudios en percusión clásica y composición en la Eastman School of Music con John Beck, Gordon Stout, Ted Moore y David Mancini. Como músico de jazz, Locke fue precoz, al haber tocado con figuras como Dizzy Gillespie, Pepper Adams y Mongo Santamaría antes de que incluso fuera a la escuela secundaria.

Desde que se mudó a Nueva York en 1981, Joe se ha presentado con Grover Washington, Jr., Kenny Barron, Dianne Reeves, Eddie Daniels, Jerry Gonzales, Bob Berg, Ron Carter, Scott Jimmie, Geoffrey Keezer, The Mingus Big Band y Randy Brecker, entre muchos otros. Joe ha realizado giras en el mundo, tanto como líder y solista invitado.

Algunos puntos destacados incluyen una visita a Rusia, que culminó en un concierto con la Orquesta de Cámara de Moscú, bajo la dirección del famoso violinista, Yuri Bashmet; una visita a 30 de todas las capitales importantes de Europa, actuando en el opus magnum, Epitaph, como solista bajo la dirección del maestro distinguido, Gunther Schuller, una serie de conciertos en Italia a dúo con el pianista Cecil Taylor, donde Joe compartió por tres noches con el sumo sacerdote indiscutible del “avant-garde”. Ha recibido muchos premios y reconocimientos por sus atributos musicales.

Disfrútenlo con su versión del tema Ain't No Sunshine, acompañado del vocalista Kenny Washington, el baterista cubano Ernesto Simpson, el bajista Darryl Hall y el pianista Danny Grissett, en vivo, en el Bratislava Jazz Days 2014.



Escucha nuestra radio web por http://vfsuperjazzradio.playtheradio.com

No hay comentarios:

Es Dios

"Esa lengua de fuego se abría despiadada, como urdiendo en el alma y buscando donde cabalgar. Resoplaba fuerte, escrutaba el ojo, mordía la mente y ondeaba su calor, como haciéndonos sentir que somos una miniatura, una milmilésima parte del universo. Esa lengua de fuego, creación al fin, es lo mismo que la hoja, que la piedra, que el agua, que el ave, que la hierba. Es Dios".

La compuerta de la vida

"A veces, casi inerme, entrebusco la fórmula de la vida, y encuentro una melodía que me exige respirar, profundo, restituyéndome la fe en el futuro. Sólo Dios abre la compuerta de la vida, y la música es el compás de espera a la perfección, el estadío más emocionante del ser humano".

Pulsa abajo y síguenos también en Facebook Groups