Lo más leído en los últimos 7 dias

mayo 21, 2016

Avishai Cohen: contrabajista de excepción


 


Avishai Cohen es un contrabajista contemporáneo que ha sumado su talento al movimiento de la nueva generación del jazz. Nació cerca de Jerusalén el 20 de abril de 1970, pero a la edad de nueve años su familia se mudó a Estados Unidos instalándose en Missouri, donde empezó a estudiar el piano. Cuando conoció el mundo del jazz le cambio la forma de ver y sentir la música, en especial cuando escucho a el gran bajista Jaco Pastorius, ahí decidió que el bajo sería el instrumento que le daría la pauta a su camino musical.

Maneja muy bien tanto el contrabajo por su educación clásica, como el bajo eléctrico, y su técnica está claramente marcada por la escuela y estilo de Jaco, pero llevada muy bien en el contexto de estos tiempos. Su sonido navega mucho en lo que llamaríamos jazz contemporáneo con un poco de nu jazz, a veces da unos toques funkys y también indaga más en el jazz tradicional cuando se presenta en formato de trío bajo el nombre de Avishai Cohen Trio y a veces con diferentes alineaciones de cuarteto y quinteto, o con bandas como la International Vamp Band.

Pasó tocando durante un largo periodo en pequeños foros de jazz haciendo prestigio y pronto se esparció la voz de este nuevo chico contrabajista que estaba causando furor, así fue que Cohen recibió la llamada de Chick Corea para hacer una audición y posteriormente obtener un contrato de grabación con su banda. Así, en 1996 se convirtió en miembro del sexteto de Corea.

Cohen permaneció con Corea hasta 2003, cuando creó su propio sello para sacar a la luz su primera producción discográfica titulada Adama; desde entonces toca con su propio grupo, el Avishai Cohen Trio, con Mark Guiliana en la batería y su compatriota Shai Maestro al piano. En algunas grabaciones ampliaba el grupo con instrumentos de viento como el saxofón.
 


Escucha nuestra radio web VF SuperJazz Radio por http://vfsuperjazzradio.playtheradio.com

No hay comentarios:

Es Dios

"Esa lengua de fuego se abría despiadada, como urdiendo en el alma y buscando donde cabalgar. Resoplaba fuerte, escrutaba el ojo, mordía la mente y ondeaba su calor, como haciéndonos sentir que somos una miniatura, una milmilésima parte del universo. Esa lengua de fuego, creación al fin, es lo mismo que la hoja, que la piedra, que el agua, que el ave, que la hierba. Es Dios".

La compuerta de la vida

"A veces, casi inerme, entrebusco la fórmula de la vida, y encuentro una melodía que me exige respirar, profundo, restituyéndome la fe en el futuro. Sólo Dios abre la compuerta de la vida, y la música es el compás de espera a la perfección, el estadío más emocionante del ser humano".

Pulsa abajo y síguenos también en Facebook Groups