Lo más leído en los últimos 7 dias

noviembre 19, 2015

Karrin Allyson: fuerza expresiva




Tras firmar con Concord Jazz en 1992, Karrin Allyson, oriunda de Kansas, EEUU, debutó discográficamente con I Didn't Know About You, que fue un gran éxito. Después de ello, se hizo con el acompañamiento de un grupo de músicos originarios de Kansas que se convirtieron en habituales suyos: el pianista Paul Smith, los guitarristas Danny Embrey y Rod Fleeman, el bajista Bob Bowman y el batería Todd Strait.

Su disco de 1999, From Paris to Rio, contiene canciones en francés y portugués, y cubre un amplia abanico estilístico desde Jacques Brel a la samba y bossa nova. En 2001 obtuvo el que probablemente ha sido el mayor éxito de su carrera al publicar, obteniendo dos nominaciones a los Grammy, Ballads: Remembering John Coltrane. En 2006 con Footprints, obtendría también una nominación a los Grammy por el Best Jazz Vocal Album.

También compositora y pianista, Allyson se caracteriza generalmente por personalizar temas ajenos, como en el caso de este disco en el que se acerca a una de las figuras medulares de la historia del jazz. Cole Porter, George Gershwin, la flor y nata de Brasil, Joni Mitchell, etc. Son muchos y muy distantes los estilos que ha tocado a lo largo de una carrera ya extensa, con especial acierto en las baladas. Aquí encuentra un momento realmente dulce, donde cuajan sus valores interpretativos. Johnny Hartmand cantó como nadie al lado de Coltrane. Allyson lo hace junto a algunos de los herederos del genial saxofonista. Ahí están el ya fallecido Bob Berg, Steve Wilson y James Carter, tal vez el más audaz a la hora de interiorizar el legado de 'Trane'.



Escucha nuestra radio web por http://vfsuperjazzradio.playtheradio.com, o por la aplicación TuneIn Radio.

No hay comentarios:

Es Dios

"Esa lengua de fuego se abría despiadada, como urdiendo en el alma y buscando donde cabalgar. Resoplaba fuerte, escrutaba el ojo, mordía la mente y ondeaba su calor, como haciéndonos sentir que somos una miniatura, una milmilésima parte del universo. Esa lengua de fuego, creación al fin, es lo mismo que la hoja, que la piedra, que el agua, que el ave, que la hierba. Es Dios".

La compuerta de la vida

"A veces, casi inerme, entrebusco la fórmula de la vida, y encuentro una melodía que me exige respirar, profundo, restituyéndome la fe en el futuro. Sólo Dios abre la compuerta de la vida, y la música es el compás de espera a la perfección, el estadío más emocionante del ser humano".

Pulsa abajo y síguenos también en Facebook Groups