Lo más leído en los últimos 7 dias

agosto 08, 2015

El sonido mágico de Regina Carter




Regina Carter es una de las damas emergentes del jazz y uns de las violinistas más impactantes del momento que alcanzó la fama como integrante del quinteto de jazz Straight Ahead (1995), conformado por: Cynthia Dewberry, Gailyn Mckinney, Eilleen Orr y Marion Hayden. A mediados de la década de los 90, el saxofonista estadounidense Branford Marsalis dijo que el quinteto "realmente tenía swing". El grupo publicó tres álbumes producidos por el sello discográfico Atlantic Jazz, y también dos álbumes debut, Body and Soul y Look Straight Ahead. Antes de que se realizase el lanzamiento del tercer álbum Dance of the Forest Rain, Carter decidió separarse de la banda e iniciar su carrera como solista. El éxito que obtuvo la consolidó como una importante violinista en el mundo del jazz.

En diciembre de 2001 se presentó en un concierto realizado en la ciudad de Génova e interpretó las melodías con el famoso violín Il Cannone Guarnerius, cuyo propietario fue Niccolò Paganini. Con el mismo violín fabricado en 1743 grabó la canción de Paganini Después de un sueño con la discográfica Verve Records

Como educadora, mentora y promotora del método Suzuki, Carter ha impartido clases en numerosas instituciones, incluyendo el Berklee College of Music y el Taller de Jazz de Stanford. En la actualidad es la líder de un quinteto.



Escucha nuestra radio web por http://vfjazzradio.playtheradio.com o por la aplicación TuneIn Radio buscándola como "vfjazz radio".

No hay comentarios:

Es Dios

"Esa lengua de fuego se abría despiadada, como urdiendo en el alma y buscando donde cabalgar. Resoplaba fuerte, escrutaba el ojo, mordía la mente y ondeaba su calor, como haciéndonos sentir que somos una miniatura, una milmilésima parte del universo. Esa lengua de fuego, creación al fin, es lo mismo que la hoja, que la piedra, que el agua, que el ave, que la hierba. Es Dios".

La compuerta de la vida

"A veces, casi inerme, entrebusco la fórmula de la vida, y encuentro una melodía que me exige respirar, profundo, restituyéndome la fe en el futuro. Sólo Dios abre la compuerta de la vida, y la música es el compás de espera a la perfección, el estadío más emocionante del ser humano".

Pulsa abajo y síguenos también en Facebook Groups