Lo más leído en los últimos 7 dias

marzo 29, 2015

El sorprendente sonido de Mulatu Astatke




Mulatu Astatke (el apellido también se escribe como Astatqé) es un músico y arreglista etíope. Se le considera el padre del Ethio-jazz. Nació en 1943 en la ciudad de Jimma, Etiopía occidental. Su formación musical se realizó en Londres, Nueva York y Boston, donde fue el primer estudiante africano en el Berklee College of Music. Posteriormente combinó la influencia del jazz y la música latina con la música tradicional etíope. Alternó con muchos artistas de jazz influyentes como Duke Ellington durante los años 1970.

En 2007 y 2008, Mulatu disfrutó de una beca del Radcliffe Institute en la Universidad de Harvard donde impulsó las modernizaciones de los instrumentos tradicionales etíopes1 Mulatu también sirvió recientemente como artista en residencia Abramowitz Artist en el Instituto Tecnológico de Massachusetts en Cambridge (Massachusetts). Además de conferencias y talleres, Mulatu ejerció de consejero con el MIT Media Lab para la creación de una versión moderna del krar, un instrumento tradicional etíope, para lo que volvió brevemente al MIT en primavera de 2009 para supervisar su progreso.

El 1 de febrero de 2009, Mulatu Astatke ofreció un concierto en el Auditorio Luckman Auditorium en Los Ángeles con una banda que incluía músicos de jazz tan notables como Bennie Maupin, Azar Lawrence y Phil Ranelin.



Creado por Hugo Santaromita, comentarista y escritor venezolano de jazz.

No hay comentarios:

Es Dios

"Esa lengua de fuego se abría despiadada, como urdiendo en el alma y buscando donde cabalgar. Resoplaba fuerte, escrutaba el ojo, mordía la mente y ondeaba su calor, como haciéndonos sentir que somos una miniatura, una milmilésima parte del universo. Esa lengua de fuego, creación al fin, es lo mismo que la hoja, que la piedra, que el agua, que el ave, que la hierba. Es Dios".

La compuerta de la vida

"A veces, casi inerme, entrebusco la fórmula de la vida, y encuentro una melodía que me exige respirar, profundo, restituyéndome la fe en el futuro. Sólo Dios abre la compuerta de la vida, y la música es el compás de espera a la perfección, el estadío más emocionante del ser humano".

Pulsa abajo y síguenos también en Facebook Groups