Lo más leído en los últimos 7 dias

diciembre 28, 2014

La magia de Fourplay, una banda sorprendente


Fourplay, hoy: Harvey Mason, Bob James, Nathan Easr y Chuck Loeb.

Fourplay, la superbanda estadounidense de jazz y smooth jazz, estuvo integrada originalmente por Bob James, en los teclados; Lee Ritenour, en la guitarra; Nathan East, en el bajo, y Harvey Mason, en la batería. El álbum debut de la banda, Fourplay (1991), suena como uno de los trabajos de James con Ritenour como principal solista, y presente el sonido básico que el grupo irá desgranando en posteriores trabajos: una mezcla de jazz, R&B, y pop con temas ligeros de base rítmica funky orientados comercialmente.

Lee Ritenour abandona la banda a mediados de la década, y su puesto es ocupado por Larry Carlton (The Crusaders, Joni Mitchell, Quincy Jones...),1 quien hace su primera aparición discográfica en 4 (1998), un disco que a pesar de la entrada del nuevo miembro -con unas guitarras más rítmicas y presentes que las de su predecesor- y de nuevas colaboraciones (El Debarge, Babyface Edmonds, Kevyn Lettau, Shanice) no supone un giro radical en el sonido de la banda.

Por veteranía, Bob James es el líder espiritual del grupo. Una de sus preocupaciones es que la música de Fourplay suene a ellos y se distinga de los trabajos que cada componente elabora en solitario. Y él cree que los consiguen gracias a que son un auténtico equipo que funciona de forma democrática en las composiciones, arreglos e instrumentaciones de los temas. Y realiza una curiosa afirmación relacionada con la llegada del guitarrista Chuck Loeb: respetando la evolución y la historia del grupo y lo que para él supuso la participación de Larry Carlton y Lee Ritenour, tiene la sensación de que en los dos últimos años, ha conseguido lo que buscaba.



Creado por Hugo Santaromita, comentarista y escritor venezolano de jazz.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Sigo sin entender, que tiene de maravilloso un grupo que se ha inclinado hacia una música fácilmente digerible y comercial. En sus inicios Bob James realizó trabajos trascendentes, para convertir su trabajo en gustos para las mayorías.

Es Dios

"Esa lengua de fuego se abría despiadada, como urdiendo en el alma y buscando donde cabalgar. Resoplaba fuerte, escrutaba el ojo, mordía la mente y ondeaba su calor, como haciéndonos sentir que somos una miniatura, una milmilésima parte del universo. Esa lengua de fuego, creación al fin, es lo mismo que la hoja, que la piedra, que el agua, que el ave, que la hierba. Es Dios".

La compuerta de la vida

"A veces, casi inerme, entrebusco la fórmula de la vida, y encuentro una melodía que me exige respirar, profundo, restituyéndome la fe en el futuro. Sólo Dios abre la compuerta de la vida, y la música es el compás de espera a la perfección, el estadío más emocionante del ser humano".

Pulsa abajo y síguenos también en Facebook Groups