Lo más leído en los últimos 7 dias

diciembre 20, 2014

John Pizzarelli: el estilo cool del jazz




El mayor intérprete del gran songbook americano. Genio indiscutible de la guitarra. Demencialmente creativo. Un instrumentista asombroso, un cantante irresistiblemente cool. El mejor, en cualquier rubro del entretenimiento, y así, varios etcéteras. Neoyorkino hasta los huesos, ganador del Grammy, popular y virtuoso a la vez, John Pizzarelli ostenta aquellos y muchos otros rótulos que intentan definir su personalidad única, extrovertida, ecléctica, musicalmente impecable y muy seductora a la vez. 

Hijo del legendario guitarrista Bucky Pizzarelli, el joven John debutó profesionalmente a los 20 años y en menos de una década ya despertaba la sorpresa de sus contemporáneos; y en 1990 inició una rutilante carrera solista, en la que no tiene parangón. Cada uno de sus shows es un derroche de ideas musicales, asombroso despliegue instrumental y una voz cautivante como pocas, a los que su simpatía y carácter expansivo suelen sumar un indefinible toque de humor. 

En definitiva, el sueño de cualquier músico y de cualquier público: la mayor calidad, virtuosisimo y rigor musical, pero en la piel de un showman irresistible. Según los críticos un heredero directo del célebre y popularísimo trío de Nat King Cole, Pizzarelli reverencia tal elogio que lo compara con su mayor ídolo de juventud, pero prefiere en todo caso definir su propio grupo como “la versión moderna de aquel artista incomparable”. 

En el video que verán a continuación interpreta In a Mellow Tone, grabado en vivo en un clase magistral ofrecida, en Octubre de 2014, junto al guitarrista Jonathan Gearey en la Universidad de Sherbrooke. Imperdible.


Creado por Hugo Santaromita, comentarista y escritor venezolano de jazz.

No hay comentarios:

Es Dios

"Esa lengua de fuego se abría despiadada, como urdiendo en el alma y buscando donde cabalgar. Resoplaba fuerte, escrutaba el ojo, mordía la mente y ondeaba su calor, como haciéndonos sentir que somos una miniatura, una milmilésima parte del universo. Esa lengua de fuego, creación al fin, es lo mismo que la hoja, que la piedra, que el agua, que el ave, que la hierba. Es Dios".

La compuerta de la vida

"A veces, casi inerme, entrebusco la fórmula de la vida, y encuentro una melodía que me exige respirar, profundo, restituyéndome la fe en el futuro. Sólo Dios abre la compuerta de la vida, y la música es el compás de espera a la perfección, el estadío más emocionante del ser humano".

Pulsa abajo y síguenos también en Facebook Groups