Lo más leído en los últimos 7 dias

julio 06, 2014

Dr. Lonnie Smith: el genio del órgano



Son muy pocos los ejecutores del órgano en el jazz. Apenas en el pasado su gran exponente era Jimmy Smith, quien introdujo el órgano en el género, el Hammond C3 y B3. Años más tarde han figurado en la escena del jazz, Joey Di Francesco y Dr. Lonnie Smith, éste un auténtico maestro del Hammond B3, con un estilo imaginativo y singular, del que deriva su “doctorado”, y que puede encontrarse en infinidad de álbumes.

Lonnie nació en Buffalo, Nueva York, 1942, y crece ligado a la música góspel, el blues y el jazz. George Benson lo escucha y se queda tan asombrado de su peculiar sonido que no solo se lo lleva a Nueva York sino que lo incorpora a su cuarteto y graba con él algunos interesantes discos.

Desde que en 1969, Downbeat lo calificara como el “Top Organist”, Smith no ha cesado de recibir numerosos premios y reconocimientos como su inclusión en el Buffalo Music Hall of Fame, o en the Jazz Organ Fellowship's Hall of Fame o ser proclamado por la Asociación de Periodistas de Jazz: “Organ Keyboardist of the Year" . Su dominio del B3 y su inquietud por estar siempre a la vanguardia le ha llevado a compartir estudio y escenario con luminarias como: Dizzie Gillespie, Art Blakey, Pharoah Sanders, Stanley Turrentine, Ron Carter, Gato Barbieri o Miles Davis, de alcanzar superventas como Expansions con Marcus Miller o Alligator Boogaloo con Lou Donaldson, o de que su Hammond puede encontrarse en álbumes de acid jazz, rap, dance o “house groove; en definitiva de convertirse en un “icono musical viviente siempre a la vanguardia”, como así lo definía la revista Jazz Times.



Creado por Hugo Santaromita, comentarista y escritor venezolano de jazz.

No hay comentarios:

Es Dios

"Esa lengua de fuego se abría despiadada, como urdiendo en el alma y buscando donde cabalgar. Resoplaba fuerte, escrutaba el ojo, mordía la mente y ondeaba su calor, como haciéndonos sentir que somos una miniatura, una milmilésima parte del universo. Esa lengua de fuego, creación al fin, es lo mismo que la hoja, que la piedra, que el agua, que el ave, que la hierba. Es Dios".

La compuerta de la vida

"A veces, casi inerme, entrebusco la fórmula de la vida, y encuentro una melodía que me exige respirar, profundo, restituyéndome la fe en el futuro. Sólo Dios abre la compuerta de la vida, y la música es el compás de espera a la perfección, el estadío más emocionante del ser humano".

Pulsa abajo y síguenos también en Facebook Groups