Lo más leído en los últimos 7 dias

abril 28, 2014

Snarky Puppy: el nuevo sonido del jazz funk




Snarky Puppy es un colectivo de músicos de Dallas y de Nueva York, liderado por Michael League, que ofrece una contagiosa mezcla de jazz, funk y World Music. Esta agrupación comenzó su andadura en 2005 con la publicación del álbum The Only Constant y desde ese momento no ha parado de intentar hacer buena música, como un vehículo para integrar y educar.

Uno de sus discos se titula Family Dinner, grabado en directo sobre un escenario con un público escogido, tanto en formato audio como video. Ocho temas con invitadas vocales como Chantae Cann, N’Dambi y, principalmente, Lalah Hathaway. El tema que canta Lalah en este disco es una creación de Brenda Russell y David Foster, cuya versión les ha valido para ser candidatos a Premio Grammy en la categoría de Mejor Interpretación de R&B, que a la postre ganaron.

La banda funciona como un colectivo, en el que participa una treintena de músicos que van rotando, aunque con un núcleo fijo, y mantiene además un compromiso con la educación musical de los jóvenes, complementando sus giras con clases prácticas en colegios y universidades.

Con un profundo respeto por la tradición musical, pero sin miedo a la innovación conceptual, Snarky Puppy lleva a cabo un espectáculo en directo sin precedentes en cuanto a energía y virtuosismo. Sus miembros han colaborado con artistas como Erykah Badu, Marcus Miller, The Polyphonic Spree, Snoop Dogg, Roy Hargrove, Morcheeba, Tower of Power, Ari Hoenig/Adam Rogers, Justin Timberlake, Kenny Garrett, Yo-Yo Ma, Lucy Woodward y Bilal, entre muchos otros.

Vamos a escucharlos en un concierto de casi una hora en el Festival de Jazz de Estocolmo, en su versión 2013.


Creado por Hugo Santaromita, comentarista y escritor venezolano de jazz.

No hay comentarios:

Es Dios

"Esa lengua de fuego se abría despiadada, como urdiendo en el alma y buscando donde cabalgar. Resoplaba fuerte, escrutaba el ojo, mordía la mente y ondeaba su calor, como haciéndonos sentir que somos una miniatura, una milmilésima parte del universo. Esa lengua de fuego, creación al fin, es lo mismo que la hoja, que la piedra, que el agua, que el ave, que la hierba. Es Dios".

La compuerta de la vida

"A veces, casi inerme, entrebusco la fórmula de la vida, y encuentro una melodía que me exige respirar, profundo, restituyéndome la fe en el futuro. Sólo Dios abre la compuerta de la vida, y la música es el compás de espera a la perfección, el estadío más emocionante del ser humano".

Pulsa abajo y síguenos también en Facebook Groups