Lo más leído en los últimos 7 dias

enero 26, 2012

Chris Potter, un saxo temerario



Chris Potter es uno de los saxofonistas más innovadores del jazz actual, que mezcla magistralmente la fusión con los sonidos atonales y entienda perfectamente el rol del jazz como elemento enriquecedor del World Music. Su ecléctica educación musical realmente empezó con la investigación personal de la colección de discos de sus padres. Abarcando todo tipo de música, desde Bach hasta Schoenberg, pasando por música de los Beatles, Chris exploró todo vorazmente, dando especial atención a los álbumes de Miles Davis y Dave Brubeck.

Cuando Marian McPartland, leyenda del piano, lo escuchó por primera vez a los 15 años (un encuentro que permitió finalmente el contrato con Concord Records en 1994), le dijo a su padre que Chris estaba preparado para ir de gira con un grupo como Woody Herman. Pero acabar el colegio era una prioridad y tras graduarse, tocó el saxo alto, tenor y soprano, el clarinete bajo y la flauta alta.

Aunque ha actuado extensamente con el increíble bajista y compositor Dave Holland en varios conjuntos, Potter ha estado actuando alrededor del mundo con sus propios grupos desde que lanzara Gratitude a principios de 2001. Actuó por toda Europa (incluido París, Londres, Florencia y el North Sea Festival), Canadá (festivales en Montreal, Toronto y Vancouver) y en los mejores clubes de Estados Unidos así como una colaboración en el Monterrey Jazz Festival.


Blog creado por Hugo Santaromita, comentarista y escritor venezolano de jazz.

No hay comentarios:

Es Dios

"Esa lengua de fuego se abría despiadada, como urdiendo en el alma y buscando donde cabalgar. Resoplaba fuerte, escrutaba el ojo, mordía la mente y ondeaba su calor, como haciéndonos sentir que somos una miniatura, una milmilésima parte del universo. Esa lengua de fuego, creación al fin, es lo mismo que la hoja, que la piedra, que el agua, que el ave, que la hierba. Es Dios".

La compuerta de la vida

"A veces, casi inerme, entrebusco la fórmula de la vida, y encuentro una melodía que me exige respirar, profundo, restituyéndome la fe en el futuro. Sólo Dios abre la compuerta de la vida, y la música es el compás de espera a la perfección, el estadío más emocionante del ser humano".

Pulsa abajo y síguenos también en Facebook Groups