Lo más leído en los últimos 7 dias

junio 12, 2011

Lee Konitz: una vida para el Cool Jazz



El legendario saxofonista Lee Konitz es noticia por estos días, debido a que fue hospitalizado hace un par de noches, justo antes de tomar parte en el Festival Internacional de Jazz de Melbourne, en Australia. Konitz se dio a conocer en la época de Lennie Tristano y del Birth Of The Cool de Miles Davis.

El músico de 83 años de edad canceló también su aparición en el Playboy Jazz Festival que comienza hoy, 11 de junio, en Los Ángeles. El trompetista Terence Blanchard ha tomado su puesto. El reciente álbum de Lee Konitz con Brad Mehldau, Charlie Haden y Paul Motian fue lanzado al mercado recientemente, y Konitz lo iba a promover en el festival. Se trata de un álbum recibido con grandes elogios por la crítica de jazz.

Konitz está considerado como una de las fuerzas motoras del Cool Jazz, aunque se ha aproximado también al bebop y a la vanguardia jazzística. Fue uno de los pocos saxofonistas que resistió la influencia de Charlie Parker en los años cincuenta.

Al igual que otros estudiantes del pianista y teórico Lennie Tristano, Konitz se ha caracterizado por la composición espontánea de líneas largas y melódicas con el interés rítmico derivado de los acentos impares o de agrupaciones de notas impares que sugieren la imposición de una marca de tiempo sobre otra. Paul Desmond y, especialmente, Art Pepper fueron muy influidos por Konitz.

Vamos a escucharlo en este excelente video, acompañado de la extraordinaria cantante Susana Stivali, una voz sublime y hermosa, en el impactante escenario de la Capilla Sixtina, en Roma.


No hay comentarios:

Es Dios

"Esa lengua de fuego se abría despiadada, como urdiendo en el alma y buscando donde cabalgar. Resoplaba fuerte, escrutaba el ojo, mordía la mente y ondeaba su calor, como haciéndonos sentir que somos una miniatura, una milmilésima parte del universo. Esa lengua de fuego, creación al fin, es lo mismo que la hoja, que la piedra, que el agua, que el ave, que la hierba. Es Dios".

La compuerta de la vida

"A veces, casi inerme, entrebusco la fórmula de la vida, y encuentro una melodía que me exige respirar, profundo, restituyéndome la fe en el futuro. Sólo Dios abre la compuerta de la vida, y la música es el compás de espera a la perfección, el estadío más emocionante del ser humano".

Pulsa abajo y síguenos también en Facebook Groups