Lo más leído en los últimos 7 dias

septiembre 14, 2009

Fernando Trueba moderniza la música clásica

La pasión de Fernando Trueba por la música ha llevado al director a convertir los ritmos de 'jazz' en un personaje más de sus películas, como en 'El milagro de Candeal' (2004) y a recopilar, en una serie de discos, sus obras favoritas interpretadas por sus artistas preferidos.
El cineasta acaba de publicar la última entrega de la colección 'Música para los amigos', que comenzó en 2003 con un disco homónimo -una selección personal de 'jazz'-, para más tarde repetir el proceso con los ritmos brasileños y, en 2006, dedicarle al artista Paquito D'Rivera el álbum monográfico 'Paquito para los amigos'.
En esta ocasión, con 'Clásicos para los amigos', Trueba apuesta por transformar grandes obras de la música clásica de Bach, Mozart, Chopin o Rajmáninov en versiones 'jazz' interpretadas por artistas de la talla de Bobby McFerrin, Chick Corea, Chet Barker o Ronald Hannah.
El madrileño hace un repaso por la evolución de la música clásica desde el Barroco de Bach en el tema 'Airoso', al Romanticismo de Rajmáninov en un 'Moment musicale Op. 16 Nº3' adaptado al contrabajo, pasando por el cancionero de Joaquín Rodrigo con 'Adagio', que cierra el disco con su reinterpretación al saxo, guitarra, trompeta, contrabajo, piano y batería.
Disfruten la ejecución que hace la brasileña Eliane Elías de 'Samba Triste' en el filme de Trueba, 'Calle 54'.



Blog creado por Hugo Santaromita, comentarista y escritor venezolano de jazz.

No hay comentarios:

Es Dios

"Esa lengua de fuego se abría despiadada, como urdiendo en el alma y buscando donde cabalgar. Resoplaba fuerte, escrutaba el ojo, mordía la mente y ondeaba su calor, como haciéndonos sentir que somos una miniatura, una milmilésima parte del universo. Esa lengua de fuego, creación al fin, es lo mismo que la hoja, que la piedra, que el agua, que el ave, que la hierba. Es Dios".

La compuerta de la vida

"A veces, casi inerme, entrebusco la fórmula de la vida, y encuentro una melodía que me exige respirar, profundo, restituyéndome la fe en el futuro. Sólo Dios abre la compuerta de la vida, y la música es el compás de espera a la perfección, el estadío más emocionante del ser humano".

Pulsa abajo y síguenos también en Facebook Groups